sábado, 24 de marzo de 2007

HISTORIA...

A los hermanos Oostendorp se los puede considerar los primeros colonizadores de lo que hoy es el Departamento Roque Sáenz Peña, ya que adquiridas las tierras, organizan y urbanizan grandes parcelas de terreno.
Construyen Colegio e Iglesia y donan a la Orden Franciscana de Valencia para que se instalen los pilares fundamentales del pueblo de SERRANO: cultura, fe, vida y razón.
Dejan el Colegio bajo el patronazgo de “San Alberto y San Enrique” y la Iglesia bajo la protección de Nuestra Señora de la Asunción, Reina y Madre.
Es de esta manera como el colegio “San Alberto y San Enrique, comenzó a funcionar en abril de 1922, este mismo año la inspectora de escuelas particulares de la provincia comunicó que el Honorable Consejo de Educación, había resuelto autorizar el funcionamiento de la escuela, quedando por lo tanto sujeta al reglamento de las mismas.
En sus inicios, sólo funcionaron en el colegio los primeros 4 años de la escuela primaria, en años subsiguientes se crearon quinto y sexto grado respectivamente.
En ese momento existían dos categorías de alumnos, los externos y los pupilos, estos últimos residentes en el colegio.
Durante el lapso comprendido entre los años 1946 – 1952, ante las exigencias que imponía la Ley de Educación Privada, el colegio debió suspender sus actividades, ya que no contaba con docentes que poseyeran títulos habilitantes. A pesar de ello, los sacerdotes de la Congregación, preparaban a los alumnos que no podían trasladarse a cursar a otras localidades y los hacían rendir en Laboulaye en calidad de libres.
Esta problemática se subsanó en 1953, por medio de la incorporación de nuevos docentes el plantel, con el título de maestros normales.
Los alumnos inscriptos fueron treinta y un (31) internos y cincuenta y nueve (59) externos.
En el año 1959 se hicieron importantes reformas en todo el establecimiento: remodelación de la fachada, ampliaciones, construcción de nuevos dormitorios, refacción de baños, cerramientos de las galerías internas, entre otras.
Además, en este mismo año se designaron nuevos docentes civiles con títulos oficiales, a la vez que comenzaron a dar clases de música, educación física, manualidades y dibujo.
El 26 de Marzo de 1960 se crea el nivel medio y comenzó a funcionar en las mismas instalaciones del Colegio con el nombre de Instituto: “San Alberto y San Enrique”, siendo el primer Rector el R. P. Fray Juan Baustista Vidal acompañado por los frailes Jesús Prieto, Arcángel Crespo, Estanislao Puig, Berardo Pérez y Feliciano Márquez.
Al iniciarse las actividades de dicho Instituto estaba incorporado a la Superintendencia Nacional de Enseñanza Privada (S.N.E.P.), con plan comercial, siendo exclusivamente para varones, quienes egresaban con el título de “Peritos Mercantiles”.
Durante el año 1960 funcionó el Primer Año, en el año 1961 se agregó el Segundo Año, en 1962 el Tercer Año, en 1963 el Cuarto Año. En el año 1964 los franciscanos decidieron no crear el Quinto Año, suspender el Cuarto Año y continuar sólo con el Ciclo Básico debido a que las exigencias eran cada vez mayor por parte del Ministerio. En el año 1966 se reabrió Cuarto Año y en el año 1967 se creó el Quinto Año. Quedando a fin de este año grabados los nombres de la primera Promoción de Peritos Mercantiles del Instituto: “San Alberto y San Enrique”.
En el año 1974 se cerró el internado del colegio.
En sus comienzos y hasta el año 1975, tuvo la característica de ser un colegio exclusivamente para varones. Los mismos, cuando existía el internado, provenían desde diferentes puntos del país, entre ellos, San Luis, Santa Fe, Mendoza, San Juan, La Pampa pero al iniciar el ciclo lectivo del año 1975 fueron incorporadas alumnas mujeres a este nivel, la mayoría de ellas provenientes del Colegio: “La Sagrada Familia” debido a que la Congregación de Hermanas se van definitivamente de nuestro pueblo y cierran el Colegio.
De esta forma el Instituto comenzó a funcionar como colegio de nivel medio mixto.
Dentro del plan de estudios, correspondiente a la orientación de “Peritos Mercantiles” también se dictaban como asignaturas extraprogramáticas: Computación y Formación Cristiana.
En el año 1992 los Padres Franciscanos se retiraron de Serrano y entregaron Parroquia, Colegio e Instituto: “San Alberto y San Enrique” al “Obispado de Villa de la Concepción del Río Cuarto”, como estaba estipulado en la escritura de donación firmada por Enrique Luis María Oostendorp, comprometiéndose a seguir con las tareas que llevaron a cabo durante setenta años la orden de los Frailes Menores (o.f.m.): pastorales, evangelizadoras, educativas.
El 07 de Febrero de 1992 asumió Pbro. Jorge Alberto Soldera como cura párroco y Representante Legal del Colegio e Instituto, en el acto estuvieron presentes representantes de ambas congregaciones: Monseñor Ramón Artemio Staffolani, el R.P. Superior Provincial de la Vice Provincia “San Francisco Solano”: fray Rafael Alfageme. También estuvo presente el intendente municipal Dn. Abel Oscar Ponce, autoridades locales y gran número de personas de la localidad y sus alrededores.
El total de alumnos matriculados en este año fue de ciento cincuenta y dos alumnos (152), siendo ochenta y siete (87) mujeres y sesenta y cinco (65) varones y treinta (30) docentes en la Planta Funcional.
El 1 de Enero de 1993 el Instituto fue una de las tantas escuelas Privadas Nacionales que se transfirió a la Provincia: Ley de Transferencia Nacional N° 24.049 y Provincial N° 8253, dependiendo del Ministerio de Educación y de D.I.P.E. Dirección de Institutos Privados de Enseñanza.
En la actualidad el colegio cuenta con dos divisiones de primer año, dos de segundo año, dos divisiones de tercer año y dos orientaciones en el Ciclo de Especialización: “Economía y Gestión de las Organizaciones” (sub-orientación: Gestión Administrativa) y “Ciencias naturales” (sub-orientación: Salud y Ambiente).
El número de alumnos es de doscientos cincuenta (250) y el personal estable en Planta Funcional es de cincuenta docentes (50) además de los cargos de Director, Vice-Director, Bibliotecario, Ayudante de Clases Prácticas, Preceptores (4), y personal de mantenimiento
La oferta de estudios superiores para los jóvenes de la región es pobre, debiendo trasladarse a estudiar a las Universidades de Río Cuarto o Córdoba (estatales y privadas), con el consecuente costo económico y el desmembramiento de las familias.
Los jóvenes abandonan sus hogares a los 17 o 18 años, trasladándose a vivir solos mientras duran sus estudios superiores, regresando en la mayoría de los casos a trabajar en su comunidad de origen.
La localidad de Serrano, cuenta con una población que posee un alto grado de interés comunitario. Las diferentes organizaciones responden a las más variadas necesidades, desde lo cultural, político, social y religioso.
Por otra parte, existe un alto compromiso de los grupos o sectores sociales más acomodados para responder a este tipo de demandas.
Una de las instituciones que tiene gran impacto es la Parroquia y las diferentes organizaciones que de ella dependen.
Serrano y algunas de las localidades cercanas se caracterizan por contar con poblaciones hábidas de continuar con estudios superiores.
Ha demostrado ser un pueblo pujante, que apuesta al progreso y al desarrollo.
Sus habitantes poseen una característica que los hace fuertes y luchadores: son localistas.
Las autoridades municipales apoyan cuanta iniciativa de crecimiento social surge, y procuran darle cabida laboral a los egresados, poblando a la localidad de profesionales nativos.
Esto determina que todo Proyecto, cultural, educativo, siempre encuentre ecos y seguidores.
Esta fortaleza alienta a brindar una oferta que responda a la necesidad de fortalecer los vínculos entre las organizaciones religiosas, comunitarias y laicas, para mejorar la calidad de vida de los habitantes de Serrano y poblaciones cercanas.
Por lo expresado anteriormente, el 22 de marzo del año 2005 se inicia el Nivel Superior No Universitario con la apertura del “Profesorado en Ciencias Sagradas” con la Resol. Ministerial 1093/05.
Además, el 10 de agosto del 2006 se pide ante D.I.P.E. (Dirección de Institutos Privados de Enseñanza) la " Validación Nacional de Títulos de la Carrera dictada en nuestro instituto: "Profesorado en Ciencias Sagradas" y el 29 de noviembre del mismo año el Ministro de Educación, por Decreto Nª 719/05 resuelve favorablemente dicha validación.

Este proyecto tiene relación con que cada vez son más los jóvenes que al finalizar su Nivel Medio, buscan continuar su formación con estudios de nivel superior.
La observación muestra que la elección se orienta hacia carreras tradicionales y que no todos concluyen sus estudios, regresando al lugar de origen, donde encuentran cierta dificultad para la inserción laboral.

El Profesorado en Ciencias Sagradas está brindando una posibilidad diferente a la hora de optar por un futuro laboral. El estudiante del Profesorado en Ciencias Sagradas podrá intervenir, desde esta propuesta, en las problemáticas sociales y comunitarias que dificultan las relaciones hacia el interior de las instituciones y entre ellas.